LA FISCALIDAD DE LOS ALQUILERES VACACIONALES

Cristina Reyes. Asesora Fiscal.

La fiscalidad de los alquileres vacacionales

Con vistas a la campaña del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que se inicia el próximo mes de abril, es importante conocer la fiscalidad que se aplica en los alquileres, tanto por vivienda habitual como por alquiler vacacional, ambos rendimientos muy perseguidos por la Administración Tributaria en su cruzada contra el fraude fiscal. En este caso, centramos la atención en los alquileres vacacionales debido a su gran auge por el uso de las plataformas de intermediación turísticas.

Las plataformas online permiten una cómoda gestión de estos nuevos usos inmobiliarios, pero hay que reseñar que cada propietario es responsable de cumplir la normativa en todos los aspectos, según marca cada Comunidad Autónoma en materia de arrendamiento vacacional.

Conocer la legislación aplicable, en estos casos, le permitirá evitar sanciones indeseadas y beneficiarse de ventajas económicas derivadas de una adecuada planificación fiscal.

 ¿Qué fiscalidad se le aplica?

TRIBUTACIÓN DE ALQUILERES VACACIONALES

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, es obligatorio incluir en el IRPF los beneficios obtenidos por esta modalidad de alquiler y, en segundo lugar, que dichos arrendamientos están regulados por cada Comunidad Autónoma, variando en cada territorio las estancias mínimas, el alquiler de habitaciones, entre otros.


Por lo que, el beneficio obtenido es calificado como rendimiento del capital inmobiliario a efectos de la declaración de la renta y, por tanto, sometido a tributación. El importe a declarar es el rendimiento neto de la actividad. Es decir, al beneficio bruto se podrán deducir gastos de financiación, reparaciones, tributos, comunidad, prima de seguros, cuota de amortización calculada en base al valor catastral de la vivienda… además de cualquier otro gasto incluido en el ejercicio. Eso sí, es necesario realizar el cálculo correcto puesto que la deducción de gastos estará en función de los días efectivamente alquilados.

No se debe olvidar que, por el número de días en los que el inmueble está vacío también debemos de tributar puesto que la propia Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas expresamente lo califica como imputaciones de renta.

En el caso de que se realicen servicios propios del sector turístico, la forma de tributar también varía, pues en este caso se desarrolla una actividad económica y deberás tributar como tal. Esto implicará que, como propietario deberá darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas, realizar las correspondientes declaraciones trimestrales, cumplir con la declaración del IRPF y el IVA cuando corresponda y dar de alta el inmueble en el Registro de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Si tiene cualquier duda o quiere que le gestionemos la fiscalidad de su alquiler vacacional, no dude en ponerse en contacto con nosotros mediante correo electrónico a contabilidad@cmlzabogados.com o bien llamando al 952 217 950 o, si lo desea, podrá visitarnos en nuestro despacho situado en Alameda Principal número 44, 4.º Derecha, 29005, Málaga.