Novedades derivadas del Real Decreto-ley 24/2020 de 26 de junio, publicada el 27 de junio de 2020

En este post, vamos a analizar brevemente los artículos 8 y 9 del Real Decreto-Ley 24/2020 de 26 de junio que versan sobre novedades aplicables a aquellos trabajadores sometidos al régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos. Siendo así, a continuación, dividimos la materia a tratar en dos apartados por el que se tratará individualmente cada artículo:

A. EXENCIÓN EN LA COTIZACIÓN

En el artículo 8, título segundo de la mencionada norma, se regula la exención en la cotización a favor de los trabajadores autónomos que hayan percibido la prestación extraordinaria de cese durante el estado de alarma declarado por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, estableciéndose lo siguiente:

  1. A partir del 1 de julio de 2020 los trabajadores autónomos que se encuentren incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos que estuvieran de alta y vinieran percibiendo, hasta el 30 de junio, la prestación extraordinaria por cese de actividad en el Real Decreto-Ley 8/2020 de 17 de marzo, tendrán derecho a una exención de sus cotizaciones a la Seguridad social y formación profesional así:

    • 100 % de las cotizaciones correspondientes al mes de julio.
    • 50% de las cotizaciones correspondientes al mes de agosto.
    • 25% de las cotizaciones correspondientes al mes de septiembre.

Hay que tener en cuenta que esta exención de cotización es INCOMPATIBLE con la prestación extraordinaria por cese de actividad.

B. PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA POR CESE DE ACTIVIDAD EN LOS MESES DE JULIO, AGOSTO Y SEPTIEMBRE

Por otro lado, en el artículo 9, se establece la regulación de la prestación de cese de actividad y trabajo por cuenta propia. En este caso, aquellos autónomos que vinieran percibiendo hasta el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad podrán solicitar esta misma prestación para los meses de julio, agosto y septiembre (siendo el último día el 30 de septiembre de 2020), siempre y cuando cumplan los siguientes requisitos:

    • Poder acreditar una reducción en la facturación durante el TERCER TRIMETRE del año 2020 de al menos el 75% en relación con el TERCER TRIMESTRE del año 2019, así como no haber obtenido durante el tercer trimestre de 2020 unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros. En este caso, se prorratearán dichos rendimientos netos del trimestre, sin que pueda exceder tal beneficio de 1.939,58 euros al mes.
  •  Para aquellos autónomos que tengan uno o más trabajadores a su cargo, además, deberán acreditar en el momento de la solicitud estar al corriente de obligaciones laborales y de Seguridad Social. Para ello, se deberá de adjuntar una declaración responsable y, en su caso, acreditar documentos que justifique tal extremo.

Para poder acceder a dicha prestación, se podrá en la mutualidad entre los días 1 y 15 de julio (con efectos retroactivos a 1 de julio). En el supuesto de que se solicite con posterioridad al 15 de julio, la prestación tendrá efectos desde el día siguiente a su presentación. Finalmente, será su mutualidad la que resuelva a favor o en contra de la concesión de la misma.

Se ha de tener en cuenta que, en caso de que opte por la percepción de la prestación extraordinaria por cese de actividad, la mutualidad concedente, desde el 21 de octubre de 2020 y siempre que tengan consentimiento otorgado por el solicitante, podrán comprobar el cumplimiento de los requisitos exigidos para el acceso a tal prestación.

En el caso de que la mutua no posea consentimiento para acceder a los datos oportunos que justificarían el acceso a la prestación en cuestión obrantes en las administraciones públicas, podrán requerirle para que en el plazo de 10 días aporte la siguiente información:

    • Modelo 303 de autoliquidación del IVA correspondientes al SEGUNDO y TERCER TRIMESTRE de los años 2019 y 2020.
  • Modelo 130 de autoliquidación de pagos fraccionados al IRPF del SEGUNDO y TERCER TRIMESTRE de los años 2019 y 2020.

Para los supuesto de tributación por estimación objetiva, se deberá aportar la documentación necesaria que sirva para acreditar los ingresos exigidos (por ejemplo, relación de facturas emitidas y recibidas).

Por último, es muy importante tener presente que, llegado el momento, la mutua podrá determinar, tras haber comprobado la información oportuna, que no se han cumplido los requisitos económicos exigidos por la normativa mencionada, en este caso procederá a reclamar la prestación que se ha percibido con la salvedad de que no se le aplicarán ni intereses ni recargos (siempre y cuando se ingrese en el plazo que se establezca). Por el contrario, si la devolución se hiciese efectiva con posterioridad al plazo concedido, la Tesorería General de la Seguridad Social le reclamará el importe percibido junto con intereses y recargos que procedan.