TARJETAS REVOLVING

Faustino Moztazo. Abogado. Derecho Bancario

Tarjetas revolving

¿TIENES UNA TARJETA REVOLVING?

Son un tipo de tarjetas, muy común en nuestro sistema financiero (Pass de Carrefour, Wizink….) y que tienen unos intereses USUREROS.

Es una línea de crédito cuyas disposiciones, se realizan mediante el uso de una tarjeta bancaria. Los límites de las mismas suelen rondar va entre los 600-6000 euros, de los cuales puede disponer el consumidor a su gusto.

A diferencia, de lo que ocurre en una tarjeta de crédito habitual, en el caso de la revolving, la devolución de ese dinero se realiza de forma APLAZADA, mediante cuotas que pueden ser fijadas por el propio usuario, que van generando, a la misma vez que se paga, unos intereses mensuales por la cantidad que se adeuda.

¿Que problemas presenta esta tarjeta para los consumidores?

 Los intereses y comisiones que encierran suelen ser muy altos, sobrepasando los límites de la USURA, y por otro lado, si se produce algún impago, la deuda impagada se suele capitalizar nuevamente (se suma a la cantidad pendiente de amortizar), lo que va a generar nuevamente, intereses o incluso el posible cargo de comisiones por reclamación de cuotas impagadas o de posiciones deudoras.

¿El TAE y su significado?                                      

El TAE, es el interés que REALMENTE se paga por el uso de estas tarjetas, Este tipo de interés  tiene que rondar el 20-26%, para ser considerado como USURARIO  y por tanto, reclamable a las entidades financieras.

Puedo aparecer en los recibos o en el contrato firmado con la entidad financiera, pero las entidades financieras suelen disfrazarlo en los contratos, refiriéndose al tipo de interés mensual o TIN.

El TIN (tipo de interés nominal mensual) que aparece, en los propios recibos que emite la entidad financiera, el cual debemos multiplicar x 12 (meses del año) para saber que TAE tenemos,  y si supera el 20%, entonces su tarjeta de crédito puede ser considerada abusiva, por el criterio de los Tribunales sobre la Ley de la Usura de 1908, y por tanto, podemos buscar la devolución de lo pagado de más.

¿Que opinión tienen nuestros Tribunales sobre estas tarjeta?

Primer queremos destacar que, los tipos de intereses que se pagan, asociados a estas tarjetas, son intereses remuneratorios, es decir, son el precio que tiene solicitar un “crédito” y por tanto, no deberían ser nulos, porque se considera que todo consumidor conoce que, si pide un crédito debe pagar un precio por ello.

Lo que aquí se discute, no es el control de transparencia o incorporación de dichos intereses, sino que estos intereses deben ser considerados como abusivos, en virtud de la Ley de Azcárate de 23 de Julio de 1908, cuyo artículo 1 nos dice:

Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipulen un interés notablemente superior al norma del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino”

La referencia comparativa, que utilizan los Jueces españoles, para determinar si un prestamos es usurario es el interés medio aplicado en operaciones similares por las entidades financieras, y que actualmente se establece el límite en torno al 20% de TAE.

¿Que efectos tiene la declaración de un crédito como usurario?

Cuando se determina que un crédito es usurario, este deviene NULO DE PLENO DERECHO, por tanto, el consumidor solo quedaría obligado a pagar el dinero recibido SIN INTERESES.

Esta acción NO PRESCRIBE NI CADUCA, por lo que es reclamable, a pesar de que, ya se haya cancelado el crédito o tarjeta revolving

¿Procedimiento para reclamar?

1º) Reclamación previa al Servicio de Atención al Cliente de tu banco:

  • Necesitamos copia del contrato firmado con la entidad, y si no lo tiene, se puede solicitar una copia a la entidad, ya que la Orden EHA/2899/2001 de 28 de octubre de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, obliga por su art.7 a que las entidades, conserven y entreguen el correspondiente ejemplar del documento contractual firmado entre las partes.
  • Necesitamos un resumen  detallado de la liquidación y movimientos de nuestra tarjeta revolving.

Esta documentación debemos solicitarla a la entidad, y si es negada por la misma,  interpondremos la oportuna demanda y debemos demostrar que esta liquidación, ha sido denegada por la entidad.

En esta reclamación, solicitaremos a la entidad que anule nuestro contrato por USURARIO, y que,  devuelva las cantidades abonadas, por los intereses asociados al mismo.

Si la respuesta del banco es negativa o pasan más de dos meses desde que se reclamó, habrá que interponer la oportuna demanda judicial, para hacer valer nuestros Derechos.

Para que se vea mejor, el proceso que sigue una tarjeta revolving, vamos a poner un ejemplo:

Vamos a realizar la comparativa a partir de un préstamo de 1.000 euros, con un tipo de interés anual del 29%.

Préstamo con el sistema de interés simple

Si pedimos 1.000€ y los queremos devolver en 12 meses, al final de ese plazo habremos pagado exactamente 1.290€ (1.000 € + 290 de intereses).

Si dividimos el total (1.290€) entre 12 pagos, esto nos da una cuota de 107,50€ al mes.

Y una vez transcurridos esos doce meses habremos abonado la totalidad del préstamo.

– Préstamo con una tarjeta con sistema “revolving”

Tenemos una deuda de 1.000€ y hemos firmado un interés anual del 29%, hasta aquí todo igual que en el interés simple.

Pero con el “revolving” no tienes un plazo estipulado para devolver el dinero prestado, sino que tu entidad te da la opción de poder escoger que cantidad quieres abonar al mes, eso si, con un mínimo a pagar del 3% de la deuda que mantengas en el momento de realizar la liquidación mensual.

Lo que quiere decir que, en el ejemplo de los 1.000€, sabes que como mínimo tendrás que pagar una cuota de 30€ al mes, pero sin duración definida, en principio parece que suena bien ¿no?.

Pero en la práctica la cosa es bien diferente, comencemos con el proceso:

Primer mes

Como tu economía está al límite, pagas los 30€ de cuota mínima, por lo que según tus cuentas ahora debes 970€ (1.000 – 30= 970)

Pero no has caído en la cuenta de que durante ese mes se han estando generando unos intereses del 29% sobre esos 1.000€ iniciales que debías, y esos intereses ascienden a 24,17€, que sumados al capital que aun debes (970 €) hacen un total de 994,17 €, aquí es donde te empiezas a dar cuenta de que algo no va bien, porque has pagado 30€ pero realmente solo has descontado 5,83€ de tu deuda.

Segundo mes

Mantienes un saldo pendiente de 994,17€, y como sigues igual de ahogado que el mes anterior o peor, vuelves a pagar la cuota mínima (30€), por lo que la deuda debería haber descendido hasta los 964,17€, pero al igual que el mes anterior se han generado unos intereses del 29% (24,03€) que sumados al saldo que aun debes da un total de 988,20€, con lo que tras haber vuelto a pagar 30€ solo has descontado realmente 5,97€.

Este proceso se repetirá todos los meses hasta que tu deuda quede liquidada, y si no aumentas la cuota sensiblemente o abonas el total nada más que puedas, puedes estar hasta casi 12 años pagando 30€ mensuales para acabar de abonar esos 1.000€ que solicitaste inicialmente, los cuales posiblemente pediste porque necesitabas una ayuda puntual para sobrevivir, y en tu entidad te dijeron que era una excelente solución creada para casos como el tuyo, que para que ibas a pedir un préstamo “normal”, que lo devolvías poco a poco, casi sin darte cuenta…

Pues bien, si sigues pagando esos 30€ al mes, al final (casi 12 años) habrás pagado más de 4.000€.

Pero la estafa no acaba aquí, ya que la simulación anterior está realizada bajo la premisa de que no hayas devuelto ningún recibo por falta de saldo, veamos que ocurriría en ese caso:

Supongamos que el tercer mes tu entidad te pasa el cargo de la mensualidad y no tienes saldo en la cuenta, por lo que el recibo es devuelto.

El saldo final que tenias después de 2 meses era de 988,20€ de deuda, a los que hay que sumar los 24,03 € de intereses, lo que da un saldo total de 1.012,23€.

Pero como se ha devuelto el recibo, la entidad te suma 30 € más en concepto de comisión por reclamación de recibo devuelto, con lo que ahora ya debes 1.042,23€.

Y para “rematar la faena”, como te has excedido del límite de crédito de tu tarjeta (que era de 1.000 €), te cargan otros 30€ por ese concepto, por lo que de “golpe y porrazo” tu deuda ha ascendido a 1.072,23€.

Una vez llegados a este punto, y si sigues pagando el mínimo estipulado (3% de la deuda total), que ahora sería de 32,17€, el cuarto mes quedaría liquidado de este modo:

1.072.23€ más 25,89€ (29% interés) dan un total de 1.098,12€, a los que restamos la cuota mínima que vamos a pagar (32,17€), da un saldo de deuda de 1.065,95€.

Pero como de nuevo hemos superado el límite de crédito de la tarjeta, nos vuelven añadir otros 30 € por haber excedido del límite de crédito, con lo que al final deberemos 1.095,95€.

Si continuamos con la misma progresión, cada mes que pase deberemos más dinero a la entidad (los cálculos son muy sencillos de hacer), y NUNCA ACABAREMOS DE PAGAR LA DEUDA.

¡¡¡¡NO ESPERE MÁS Y RECUPERE SU DINERO!!!!

Infórmese antes y sepa las cantidades aproximadas que le corresponderían.

  • Nuestro departamento de Derecho bancario le realizará un informe gratuito sobre la viabilidad de su reclamación, y el procedimiento a seguir para recuperar su dinero.


Pida su cita, para una consulta gratuita en nuestro despacho y le informaremos de todo sin compromiso.

Mandando un correo electrónico a legal@cmlzabogados.com o llamando al 952 217 950 para concretar su cita o mándenos una copia de su contrato firmado con la entidad bancaria o financiera  escaneada y le informaremos sin coste del dinero que pudiera recuperar.